¿Tienes la piel atópica? No te preocupes, somos muchas y aunque es difícil de tratar, algunas rutinas pueden hacerlo más llevadero. En el post de hoy vamos a darte algunos trucos y consejos para mejorar tu piel y darle los cuidados que necesita ¡Vamos allá!

¿Qué es?

En primer lugar vamos a entender que le sucede a la piel. ¿Qué significa que tu piel sea atópica? Es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la sequedad y que provoca descamación, irritación y picor. El cutis seco con poca agua y grasa provoca que la piel se descame y se irrite con mucha facilidad. No se ha encontrado una cura para la dermatitis atópica. Sin embargo, los tratamientos y las medidas de cuidado personal pueden aliviar la picazón y prevenir nuevos brotes. Por ejemplo, es útil evitar los jabones fuertes, humectar la piel de forma regular y aplicar cremas específicas. El eccema está relacionado con una variación genética que afecta la capacidad de la piel de proporcionar esta protección. Por eso se da cuando la piel esta más débil y desprotegida.

Piel Atópica en Bebés

Síntomas de la piel atópica en niños Aunque existen factores ambientales, alérgicos y alimenticios lo cierto es que la principal causa de esta enfermedad es la predisposición genética. Suele ser más común entre los bebés y niños (casi un 20%) Aunque puede mejorar o desaparecer en la edad adulta. Hay algunos productos específicos para el cuidado de la delicada piel del bebé: La contaminación, la falta de sueño y el estrés puede provocar su aparición o agravar los síntomas, pero al aparecer en fases muy tempranas en algunos niños es importante saber detectarla: ¿Qué le ocurre a la piel atópica en los niños?

1. La piel está muy seca. Carencia de agua y lípidos.

2. La piel desempeña insuficientemente su papel de barrera. La capa externa es más permeable.

3. La piel permite la entrada de alérgenos (polvo, ácaros) y se vuelve cada vez más sensible provocando una reacción excesiva del sistema inmunológico.

4. El organismo del pequeño se defiende del pseudo ataque desencadenando una inflamación en la piel (eccema).

Consejos para cuidar la Piel Atópica:

Como en todas las rutinas de cuidado debemos diferenciar el cuidado corporal y facial para darle a cada zona de nuestra piel la atención que necesita.

En el caso del Cuidado Corporal:

- Humecta la piel al menos dos veces por día: ¿Es lo mismo humectar que hidratar? La respuesta es no. La hidratación se desarrolla en las capas más profundas de la piel y es la capacidad que tiene la piel para absorber agua. Mientras que la humectación trata de atrapar, sellar y mantener la humedad que construye la barrera cutánea. Su acción es más superficial que la hidratación pero no menos importante porque previene la pérdida de agua y aumenta la protección. Sentirás que tu piel necesita humectación cuando la notes tirante, acartonada o descamada.

¿Cómo humectar la piel? Elige productos que estén indicados para bloquear o retener la humedad. Suelen contener aceites y mantecas naturales como la de karité o cacao.

Aplica la crema humectante al salir de la ducha con la piel aún húmeda para retener esa humedad en la piel

- Evita baños y duchas largas y usa agua tibia en lugar de caliente

- Usa jabones suaves. Los jabones fuertes, antibacteriales y desodorantes pueden eliminar más aceites naturales y secar la piel.

- Sécate con cuidado: Seca la piel dando golpecitos y aplica una crema humectante con la piel aún humedad.

Cuidado facial:

La cara es una de las zonas más afectadas por la dermatitis atópica en adultos. Las zonas más afectadas suelen ser párpados, labios y zona perioral (pliegues de la nariz y alrededor de la boca). Se puede diferenciar entre la fase de brote o fase activa en las que los síntomas están mas acentuados y la fase de interbrotes en la que es ideal cuidar la piel para prevenir futuros brotes. Lo ideal es que durante esta última fase se usen emolientes y productos específicos que contengan aceites y lípidos altamente concentrados para lograr que la piel se mantenga suave, flexible, hidratada y protegida frente a los agentes irritantes. La piel al estar hidratada no se irrita ni pica y la barrera dérmica no se lesiona con el rascado. Los ingredientes que se encuentran con frecuencia en los emolientes son:

- Ácidos grasos omega 6 procedentes del aceite de onagra y aceite de semilla de uva. Estos factores suavizan y nutren la piel enferma a la vez que reponen la barrera protectora natural de la piel.

- Licocalcón A (un extracto de la raíz de la regaliz). Se trata de un antioxidante y antiinflamatorio natural que reduce el enrojecimiento y calma la inflamación.

Tips para el cuidado de la piel atópica Tips para el cuidado de la piel atópica

Maquillaje para pieles atópicas

Al igual que cuidamos nuestra piel de una manera especial según sus necesidades, a la hora de maquillarnos debemos elegir productos específicos para piel atópica o que sean respetuosos con nuestra piel. Si no encontramos un producto específico para piel atópica podemos optar por una gama hipoalergénica. ¿Qué quiere decir? Los productos hipoalergénicos o hipoalérgicos minimizan el riesgo de provocar una reacción alérgica o irritación en la piel. Estos productos suelen testarse exhaustivamente y su composición intenta respetar al máximo las pieles más sensibles. Que tengas una piel atópica no significa que debas renunciar a maquillarte. Existe una amplia variedad de productos específicos que junto al cuidado de la piel son el tándem perfecto para mantener tu piel en el mejor estado. Aquí te dejamos algunos ejemplos disponibles en Maquilleo Esperemos que con este post puedas conocer tu piel atópica y darle los mejores cuidados con los productos indicados que te hemos recomendado ¡Cuéntanos tu experiencia!
Maquilleo

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados