Cómo elegir colorete según tono de piel y forma de la cara

como aplicar colorete

como aplicar colorete

El colorete es un gran aliado para las rutinas de belleza, pero solo si sabes cómo elegirlo y aplicarlo. Sobre todo si estás cerca o has llegado a los treinta debes saber que tu piel empieza a perder pigmento como resultado del proceso de envejecimiento.

Cuando se aplica correctamente y en una sombra que complementa el color natural de la piel el colorete puede darle luz al rostro y aportarle a tu piel un brillo saludable, de apariencia natural y juvenil. Pero si se usa mal puede, por el contrario envejecer el tono de la cara o acentuar el enrojecimiento y as imperfecciones.

La selección del tono de colorete es clave ya que el objetivo es crear una luz natural similar al que las mejillas adoptan al ruborizarse. Los tonos melocotón y albaricoque son los más llevables y complementan la mayoría de los tonos de piel. De hecho, el subtono amarillo de los tonos melocotón y anaranjados es útil para neutralizar el ligero enrojecimiento de la piel. Un truco básico para la selección del color es permanecer entre los dos colores predominantes en tu piel.

Para una apariencia más natural la aplicación del colorete debe comenzar en la parte superior de las manzanas de la mejilla donde naturalmente te ruborizas. Ahora debes mezclar el color hacia el exterior de la mejilla hacia el oído fundiéndolo completamente sin dejar marcas de dónde empieza y dónde termina.

Regla de oro

Antes de aplicar el colorete asegúrate de neutralizar el enrojecimiento existente con un primer y una base de maquillaje opaca y elige tonos de colorete que contrarresten el enrojecimiento. Para que el colorete sea perfectamente complementario a la piel y consiga un acabado natural debes matizar las rojeces de la piel. Las mejores opciones para las pieles con tendencia al enrojecimiento o rosácea incluyen sombras tonos melocotón, bronce y marrón basados en subtonos rosa.

¿Cómo elegir la mejor fórmula de colorete?

¿Crema, gel o polvo?

Añade tiempo de duración a tu colorete eligiendo uno en crema, después, un poco de polvos traslúcidos y después un colorete en polvo. Los coloretes en crema también son una buena opción para las pieles maduras o las que han perdido luminosidad y resplandor natural. A diferencia del polvo, que deja la piel mate y más plana, las fórmulas de colorete en crema consiguen un brillo natural y saludable.

Si la piel es grasa asegúrate de aplicar un primer sin aceite y una base de maquillaje antes de aplicar el colorete. Para mantenerlo más tiempo y evitar los brillos aplica uno de larga duración y deja que seque la crema completamente antes de aplicar una fina capa de polvos translúcidos. Completa el look con la aplicación de la sombra de colorete en polvo deseada.

¿Mate, satinado o brillante?

Los coloretes de acabado mate son ideales para pieles grasas propensas al brillo del mediodía. Los productos de colorete satinados aclaran la piel y promueven un brillo más natural y saludable. El acabado satinado también es el ideal para los tipos de piel más secos ya que el mate tiene tendencia a acentuar las líneas de expresión y las arrugas. Aléjate de los coloretes demasiado brillantes porque se verá muy antinatural en la piel, especialmente bajo las luces fluorescentes tan habituales en las discos.

¿En qué orden me lo aplico?

Una vez que hayas aplicado todos los productos de crema y los líquidos aplica una capa ligera de polvo translúcido o polvo mineral para sellar las cremas y las fórmulas líquidas. Este paso evitará marcas y facilitará la aplicación suave y una mejor distribución de los cosméticos en polvo.

Si prefieres un acabado como de rocío aplica un polvo translúcido en menor medida, solo en las zonas en las que vas a aplicar productos en polvo. Es decir, mejillas, línea de la mandíbula o el contorno de la cara.

Según tu tipo de cara

La elección del color y el tipo de aplicación del colorete son dos de los errores más comunes que cometemos muchas en el día a día. Y esto es especialmente importante para las pieles maduras, que muchas veces no son conscientes de los pequeños cambios que se necesitan para compensar los efectos del envejecimiento.

La aplicación del colorete puede cambiar completamente la estructura y la apariencia de la cara porque resalta el pómulo y lo ubica en distintas partes. El objetivo con todos los maquillajes de cara es conseguir un aspecto más simétrico.

Cómo aplicar el colorete para tu tipo de cara

colorete según tipo de cara

Cara ovalada

Selecciona la tonalidad de colorete que más va contigo y se mezcle perfectamente con la piel. Empieza a aplicar el colorete en la manzana de las mejillas y mueve en movimientos circulares hacia la oreja creando una zona de color sin marcas definidas. Este desvanecerá el color hacia la parte superior de tu oreja y conseguirá un ligero énfasis en una mejilla perfectamente redondeada. Truco, piensa en el logo de Nike.

Cara alargada

Este tipo de cara es largo y estrecho y es más larga que ancha. El objetivo que se persigue conseguir con la aplicación de colorete es crear la apariencia de mayor anchura y definir la línea de la mejilla.

Selecciona tu color y comienza la aplicación en las manzanas de las mejillas moviéndote en círculos en una línea horizontal hacia el oído. EL color debe desvanecerse por completo antes de llegar a la línea del pelo.

Cara en forma de corazón

La cara en forma de corazón tiene más ancho en la frente y en el área de las mejillas y se estrecha gradualmente hacia la barbilla. Una vez hayas elegido el tono más adecuado para tu tono de piel empieza la aplicación debajo de los pómulos. Ahora mueve el colorete n movimientos circulares hacia la oreja y la línea del cabello. Mantén la aplicación del colorete en el área de debajo de los pómulos hasta que se desvanezca suavemente en la línea del cabello.

Cara cuadrada

La forma cuadrada de la cara se caracteriza por tener líneas rectas en todos los lados con las áreas más anchas en la frente, las mejillas y la mandíbula. El objetivo con el maquillaje es suavizar estos ángulos para crear una frente más estrecha y también la línea de la mandíbula. Selecciona el tono de colorete adecuado y se funda perfectamente con tu piel. Aplica el color directamente en las manzanas de las mejillas para suavizar los ángulos de la cara. No mezcles el colorete hacia los lados de la cara ya que esto la ensanchará.

Cara redonda

Las caras redondas son más anchas en los pómulos y no tiene ángulos predominantes ni especialmente fuertes. La cara redonda es más ancha en proporción a su longitud y las zonas en las que se hace más evidente son en la línea del pelo y en la barbilla. El objetivo con el maquillaje cuando se trabaja en este tipo de caras es la de minimizar la plenitud y crear un aspecto más alargado. Empieza la aplicación del colorete en los pómulos y mezcla en movimientos circulares hacia afuera, hacia las sienes. Evita aplicar colorete directamente en las manzanas de las mejillas porque hará que la cara se vea más redonda.

Puede que te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad